arte indigena

Descripción

El Museo cuenta con una recepción y nueve salas de exhibición. Además se puede ver a tejedoras en vivo demonstrando las técnicas y creación de diseños.

En Bolivia, las artesanías indígenas son vistas, a menudo, como productos culturales de segundo orden. Uno de los objetivos principales de este museo ha sido, justamente, el poner de manifiesto la existencia de un arte indígena actual, especialmente a través de los textiles étnicos.

El montaje tanto de las salas mismas como de cada prenda, como los textos que acompañan a la exhibición, responden a la necesidad de destacar cada obra en su peculiaridad, pero al mismo tiempo, provocar un acercamiento entre el espectador, la estética y los contenidos del arte indígena.

Martina Llampa

Historia

El Museo de Arte Indígena nace como parte integrante del Programa de Renacimiento del Arte Indígena. Este Programa se inicia, en 1986, con el objetivo principal de revitalizar los textiles tradicionales de dos áreas culturales: jalq'a y tarabuco, y, a través de la comercialización de la producción, generar recursos complementarios en comunidades indígenas muy deprimidas por la erosión de sus tierras y el aislamiento. Este Programa cuenta hoy con algo más de 800 socias tejedoras organizadas en 17 talleres comunales femeninos y 200 hombres tapiceros y bordadores, que recuperan técnicas precolombinas, organizados en 14 unidades productivas masculinas.

El Museo es un sitio de gran atracción turística que además pone en contáctenos dos culturas, la indígena y la urbana, de una manera íntima. La información que proporciona permite acercarse a la lectura de las imágenes y explorar su contenido.

Gente de Qarallantayuj

Este Museo…

está destinado a revelar, en primer lugar, la deslumbrante e inquietante belleza de los textiles jalq'a y tarabuco, la complejidad y profundidad del pensamiento creador étnico-cultural que le ha dado vida, y la alta calidad técnica, tan llena de significados ella misma, conjuncionando en una densa substancia, expresión y contenido.

Es, por lo tanto, un homenaje a esas mujeres -y ahora también hombres- indígenas, artistas-artesanos (y no sólo jalq'as y tarabucos), que han conservado y desarrollado hasta nuestros días una cultura original y propia, cuyas raíces se pierden en la profundidad de los tiempos precolombinos.

Pero, y en segundo lugar, este Museo también es un testimonio de cómo ha trabajado y trabaja el Programa de Renacimiento del Arte Indígena. Los procesos que ha producido, no sólo ingresos económicos para las familias, no sólo dignificación del rol de la mujer, sino también un movimiento espiritual: las tejedoras tienen ahora a su disposición cientos de diseños frescos, renovándose, que estimulan su creatividad. Estaríamos presenciando el renacimiento de un arte indígena y popular, y ojalá también la profesionalización de sus artífices.

Finalmente, este Museo, es también el testimonio de una reflexión permanente de las propias tejedoras sobre su arte y sobre su actividad productiva, sin la cual no habría proceso. Y una reflexión de quienes guiamos y acompañamos este proceso, en la cual está fuertemente presente la constatación de toda la potencialidad que tiene, para el futuro, la variedad étnico-cultural del país.

Mujeres de Jalq'a

© Derechos de Autor ASUR 2015. Sitio creado por Ian Mackinnon de un diseño existente.